Mezquita-Catedral

Basílica Visigoda de San Vicente

En el subsuelo del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba se encuentran los restos arqueológicos de la Basílica visigoda de San Vicente. La localización de este núcleo religioso no resulta casual, sino que se vincula a un contexto urbanístico determinado, en el que se daban cita los principales poderes de la ciudad. 

El conocimiento del complejo arquitectónico de San Vicente nos llega a través de las excavaciones emprendidas por Félix Hernández. Estas investigaciones, desarrolladas por el que fuera arquitecto conservador del edificio, hicieron posible el hallazgo de una serie de muros y pavimentos. Así, bajo el oratorio fundacional de Abderramán I, se localiza un habitáculo de planta rectangular que comunica con la nave central de un edificio basilical. Igualmente, se constata la presencia de una construcción de cabecera absidial y de restos de un depósito de agua, pertenecientes quizás a una piscina bautismal. Parte de las piezas recuperadas en las excavaciones se encuentran hoy expuestas en el propio Conjunto Monumental.

También resultan excepcionales los mosaicos  presentes en parte del subsuelo de la  mezquita de Abderramán I, que corresponden al pavimento de una de las estancias del conjunto de la primitiva basílica. En ellos se continúa con la tradición romana y paleocristiana, diferenciándose tres áreas decorativas. Por una parte, una ornamentación de arcos entrecruzados, y por otra, la presencia de una crátera con flores junto a una paloma y una corona de espinas, en referencia al  Espíritu Santo y al martirio. Finalmente, ocupando la práctica totalidad de la superficie, nos encontramos con la sucesión de motivos geométricos y de símbolos como la cruz.

Otra de las evidencias arqueológicas más relevantes  de esta estancia se localiza en sus muros.  Conformados por mampostería y ladrillo, muestran una inscripción, “EX OFF [ICINA] LEONTI”, que permite conocer el taller de procedencia de los materiales y fechar la construcción hacia el siglo VI.  Además, este epígrafe es acompañado por el crismón, el tradicional anagrama del nombre de Cristo en griego. 

Localización
Mezquita-Catedral
Utilizamos cookies anónimas

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información