Mezquita-Catedral

Ampliación de Almanzor

La extensa intervención de Almanzor en la Aljama cordobesa no supuso ningún aporte novedoso desde un punto de vista plástico. En contraste con la riqueza de la ampliación de Alhakén II, el despiece de las dovelas de los arcos es fingido por el uso de pintura, sin presentar alternancia entre piedra y ladrillo. A pesar de ello, la contribución de Almanzor sí que resultó relevante en clave espacial. No olvidemos que no sólo procede a la consagración en el uso del característico módulo arquitectónico, sino que además configura definitivamente un recinto amplio y proporcionado. Por lo que esta fase constructiva, de ocho nuevas naves hacia el lado oriental, supone la pérdida del tradicional eje axial que articulaba el edificio y conlleva la correspondiente ampliación del patio hacia el este, al que dota de un aljibe subterráneo. 

Por otra parte, no podemos olvidar que la mezquita de Almanzor también brinda una novedosa lectura, la que es ofrecida por el testimonio de los canteros que intervienen en esta fase, como se manifiesta en las marcas labradas en fustes y capiteles.

 

Localización
Mezquita-Catedral
Utilizamos cookies anónimas

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información