Mezquita-Catedral

San Rafael

de Damián de Castro

Este San Rafael es, junto a Nuestra Señora de la Candelaria, una de las obras maestras que Damián de Castro realizó con destino a la Catedral de Córdoba. La obra responde a un modelo que se encuentra a caballo entre la escultura y la orfebrería y que suponía la colaboración entre dos artistas. De un lado, el escultor que tallaría la efigie en madera y, de otro, el platero  encargado de cincelar y repujar las láminas del noble metal hasta otorgarle su aspecto final. En el caso de esta obra, se estima que el autor del modelo escultórico fuese Alonso Gómez de Sandoval.

Desde un punto de vista iconográfico responde al modelo que se populariza en Córdoba desde mediados del siglo XVII, y que lo muestra como un peregrino.  San Rafael aparece en actitud de caminar mientras sostiene un bordón en su mano derecha. A este atributo se le suman otros que aparecen en la nube localizada bajo sus pies, como por ejemplo, el pez, en clara referencia a su acción de protección y de sanación.

Damián de Castro

Nos encontramos ante el platero cordobés más destacado del siglo XVIII. Parte de su extensa producción se conserva en el Tesoro de la Catedral de Córdoba, donde es designado maestro mayor de platería. Destacan otras obras como la Virgen de la Candelaria o el Arca eucarística del Jueves Santo

Localización
Mezquita-Catedral
Ficha técnica
  • Título: San Rafael
  • Autor: Damián de Castro
  • Fecha: 1768
  • Material y técnica: Plata y plata dorada. Repujada, cincelada y policromada
  • Dimensiones: 135 cm
  • Ubicación: Tesoro de la Catedral (muro sur)
Claves de la obra
  • No cuenta con marcas del autor pero en su base se localiza la inscripción que nos habla de su encargo: “Don Nicolás Moyano y Armenta, racionero de esta Santa Iglesia Catedral, con el fin de honrar en más solemne manera al Santo Arcángel San Rafael, vigilantísimo custodio de esta ciudad, dedicó esta imagen de plata con generosa y reverente mano y sin perdonar gastos, encargando su elaboración a Damián de Castro de cuyo taller de aurífice sale acabada en el año 1768”

  • El bordón, el pez y la calabaza son atributos simbólicos muy frecuentes en las representaciones de San Rafael arcángel. Mientras que el bordón y  la calabaza para el agua refieren su condición de peregrino, el pez nos remite al relato de Tobías,  cuyo padre es curado de ceguera tras pasar la hiel de este animal sobre sus ojos

Utilizamos cookies anónimas

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información