Mezquita-Catedral

Capilla de Santa Inés

Su segunda fundación se produce en las últimas décadas del siglo XV, momento en el que se vincula a cuatro capellanías. Una de ellas, la correspondiente a la Capilla de Música de la Catedral, hará que muchos maestros de Capilla fueran capellanes de la misma.  

La cubierta se configura a través de una cúpula apoyada sobre pechinas. En ellas no sólo destaca una decoración de yeserías, sino también la presencia de otros motivos como la palma, la espada, el cordero o la corona de laurel, atributos propios de la representación de la titular, Santa Inés.

La intervención del escultor francés Baltasar Dreveton es la que marcará el signo estético rococó que caracteriza a este espacio. Su máximo exponente se localiza en el retablo que combina jaspe rojo y negro junto a mármol blanco. La composición, inspirada en modelos romanos, se configura en un único cuerpo que aparece estructurado por medio de columnas y pilastras clásicas. Estos soportes sustentan el complejo remate, basado en un arco de perfil ovoide. En su interior cobija una gloria que enlaza con la hornacina en la que sitúa Santa Inés. Esta escultura, obra de Miguel Verdiguier, sigue la iconografía tradicional de la santa.

La reja de la capilla, diseñada por Hernán Ruiz III y contratada al maestro rejero Pedro Sánchez Cardeñosa, es otro de los elementos destacables.

Localización
Mezquita-Catedral
Utilizamos cookies anónimas

Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información